Aunque la acidez del aceite es, quizás, uno de sus parámetros analíticos más mencionados, es importante hacer hincapié que no es la única peculiaridad que determina la calidad de un aceite. También entran en juego otros factores químicos y organolépticos que intervienen de manera determinante en su catalogación cualitativa.

Se valora altamente la baja calidad de un aceite, pero, mientras no supere los 0,8º permitidos oficialmente, el aceite puede ser catalogado como Virgen Extra. Existe, también otros parámetros a tener en cuenta, tal y como te hemos detallado en esta entrada de esta sección para que puedas conocer más del mundo de nuestro aceite de oliva virgen extra.

Nuestros aceites presentan una acidez inferior a 0,14º. Se trata de un límite tan bajo que analíticamente es imposible determinar su valor exacto. Únicamente es posible establecer un umbral máximo. Afirmar que el aceite tiene una acidez inferior a 0,14º es, en la práctica, afirmar que su acidez es prácticamente inexistente.

Te invitamos a conocer más acerca de los valores que nuestros aceites tiene para el resto de parámetros, en comparación con los límites oficiales establecidos, puedes consultarlos en la respuesta a la anterior pregunta citada «¿De qué hablamos cuando hablamos de nuestro Aceite de Oliva Virgen Extra es de Máxima Calidad?»

. Nuestro compromiso con la calidad y el medio ambiente nos lleva a buscar cotas de calidad más alta, que tienen su reflejo en los excepcionales valores que nuestros aceites presentan en todas sus propiedades.