El Olivar Español podría capturar hasta 7,3 millones de Toneladas de CO2 al año

La emergencia global que provoca el Cambio Climático nos enfrenta a dos urgentes retos: la reducción de las emisiones de CO2, como su principal causa, y la lucha contra la erosión y pérdida de suelo fértil. Con relación a este último, se estima que cada año se pierden 3,4 toneladas de suelo fértil por habitante en todo el planeta y se prevé que para el año 2050 se reduzca a la mitad la superficie total de suelos fértiles, al mismo tiempo que la demanda de alimentos crecerá exponencialmente en las próximas décadas.

Riesgo de Desertificación

Riesgo de Desertificación
Fuente: mapa.gob.es

A las causas que provocan esta emergencia medioambiental se ha contribuido desde todos los sectores económicos, cuyo crecimiento se ha orientado fundamentalmente al uso intensivo de recursos, dejando la sostenibilidad en un segundo plano. El Sector Agrario no es, en absoluto, una excepción. La aplicación de prácticas intensivas en suelos agrícolas mediterráneos ha provocado una importante pérdida de carbono orgánico en el suelo, lo que está derivando en gravísimos problemas medioambientales.

En consecuencia, el Ecosistema Agrario se considera uno de los sectores más afectados por el Cambio Climático, siendo urgente implementar medidas eficaces para frenar la erosión y mejorar la fertilidad de los suelos. Se trata de una lucha contra reloj en la que la Agricultura Mediterránea se presenta también como una de las principales soluciones, implementando para ello el uso de Buenas Prácticas Agrícolas para capturar el carbono de la atmósfera y secuestrarlo en los suelos de los principales cultivos mediterráneos, como son el olivar, el trigo, el arroz, los cítricos y los almendros.

Cultivos Mediterráneos

Cultivos Mediterráneos objeto del estudio de Carbocert

Con el objetivo de establecer metodologías que permitan contabilizar que es posible capturar en los distintos cultivos y plantas leñosas, como estructuras fijas y perdurables, como consecuencia de la aplicación de prácticas agronómicas sostenibles se creó hace dos años el Grupo Operativo CARBOCERT. Con la elaboración, por tanto, de una Guía de Buenas Prácticas, se persigue proporcionar a los agricultores la oportunidad para luchar contra el Cambio Climático, mejorando además la fertilidad sus suelos.

Carbocert

En definitiva, CARBOCERT busca facilitar a las organizaciones la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030(ODS) fijados por la Organización de Naciones Unidas: en concreto los objetivos 13 y 15, «Acción por el Clima» y «Vida de Ecosistemas Terrestres«.

ODS, 13 y 15
Fuente: UNE

Este Grupo Operativo ha desarrollado el proyecto “Cuantificación y certificación de carbono orgánico en suelos agrícolas mediterráneos”, y ha sido liderado por la Asociación Española de Normalización (UNE), integrando entidades de certificación, centros de investigación y organizaciones agrarias, tales como AENOR, ASAJA, IFAPA, entre otras.

GO

A partir de los estudios llevados a cabo se pone nuevamente de manifiesto la relevancia del papel que juegan los suelos agrícolas y de los cultivos en el secuestro del carbono. Junto con la reducción de carbono de la atmósfera, la implementación de estas prácticas agronómicas recomendadas busca también incrementar la materia orgánica de los suelos, algo que tiene repercusión directa en la productividad y sostenibilidad de los suelos y en la mejora de sus cultivos.

El olivar es el cultivo con más capacidad potencial de secuestrar carbono, de entre los seis cultivos mediterráneos principales en los que se centra el estudio, llegando a 2,8 Mt CO2/año. España cuenta en la actualidad con 2,6 millones de hectáreas de olivar, por lo que podríamos capturar nada menos 7,3 millones Mt CO2/año. En el caso del almendro, su capacidad potencial de secuestrar CO2 es de 2,0 Mt CO2/año, que supondría un total de 1,26 millones Mt CO2/año, con sus 0,6 millones de Ha. de superficie total en España.

Cultivos Mediterráneos

Extensión Cultivos Mediterráneos
Fuente: Carbocert

Las técnicas agronómicas recomendadas en la Guía de Buenas Prácticas publicada están dirigidas a cada tipo de cultivo y estarán disponible a modo de fichas en pdf desde Internet, y la complejidad de su aplicación varían para cada tipo de cultivo. Para los cultivos leñosos, como el olivar, almendro y cítricos, los métodos agronómicos recomendados resultan en las mismas prácticas de cultivo ecológicas que, desde años, hemos venido aplicando al cuidado de nuestros olivos desde el cuidado y fomento de la biodiversidad.

Así, para el olivar las técnicas recomendadas a aplicar para capturar el carbono contemplan las podas en verde o de invierno, el uso de cubiertas vegetales o espontáneas y la aplicación de enmiendas orgánicas al suelo. Técnicas que aportan un valor enorme, no solo desde la lucha por el Cambio Climático y la búsqueda de la Sostenibilidad, sino también desde la recuperación de la biodiversidad y cuidado de la riqueza del Ecosistema, tal y como comentábamos en anteriores entradas en nuestro blog.

Con la publicación de su trabajo, el Grupo Operativo CARBOCERT pretende potenciar al agricultor como protagonista activo en la búsqueda por la sostenibilidad y la lucha por el Cambio Climático, dotándole de herramientas que le permitan, a su vez, una mejora competitiva y económica. Desde la mejora de la calidad de los cultivos, incrementos en la producción, el aumento de materia orgánica en los suelos o la adaptación de parcelas a efectos negativos del Cambio Climático, como es la escasez de agua, se pretende mejorar la capacidad competitiva del agricultor al mismo tiempo que se apuesta por el Medio Ambiente y la Sostenibilidad.

Más información: