Nuestros aceites son un producto totalmente natural, obtenido directamente del fruto, mediante una cuidad extracción en frío, que realizamos en el mismo momento de la recolección. Nuestro principal compromiso es elaborar un zumo que preserve intactas todas las propiedades y cualidades naturales, presentes en el fruto en su concentración más óptima, que es justo el momento de maduración temprana en el que procedemos a su cosecha.

Aceitunas Variedad Cornezuelo
Finca Valderenales

De las manifestaciones sensoriales del aceite, color, aroma y sabor, son responsables toda la fracción minoritaria de elementos no saponificables, únicamente presentes en los aceites de oliva virgen y virgen extra. Si los aceites de oliva están mayoritariamente formados por triglicéridos y ácidos grasos libres (fracción saponificable), en un porcentaje del 98,5-99,5%, el otro 1,5-1,0% corresponde a esta otra fracción minoritaria de más de 250 elementos, conocidos técnicamente como insaponificiables.

Se trata de un conjunto complejo y diverso, que está compuesto por antioxidantes (polifenoles), vitaminas, clorofilas, carotenos, glucósidos, ácidos triterpénicos, etc. Una mayor concentración de esta riquísima fracción minoritaria de elementos, que convierte al aceite en una indiscutible fuente de salud, depende directamente de las condiciones sanitarias del fruto, su momento de maduración, las prácticas realizadas en su cultivo y recolección, la climatología y la calidad y cuidado en el proceso de extracción y conservación del aceite.

A modo de ejemplo, elementos como pigmentos naturales, la clorofila y los carotenoides presentes en el fruto son los responsables del color, verde y brillante, de su zumo.

Igualmente, polifenoles como la oleuropeina y esteres como el oleocanthal son los responsables de atributos organolépticos como el picor y el amargor.

Por tanto, las variaciones que pueden apreciarse entre algunos aceites en su color, aroma y sabor, se deben a distintas concentraciones de estos elementos menores, mencionados. Factores como la variedad del fruto, la maduración del mismo, las prácticas de cultivo y el cuidado en todo el ciclo de recolección, extracción y almacenaje influyen directamente.

En Aceite Retamar apostamos por conseguir las cotas más altas de calidad de nuestros aceites y cuidamos cada detalle en todo el conjunto del proceso, garantizando una concentración óptima de estos elementos menores, que no solo le otorgan un perfil organoléptico único, sino que lo convierten en una indiscutible fuente de salud.

El hecho de que se trate de un producto 100% natural implica que dentro de los niveles más estrictos de calidad que nos imponemos se presenten pequeñas variaciones (debido, por ejemplo, a cambios climáticos e hidrológicos, ciclos vitales de la planta, etc.), que es lo que provoca estas pequeñas diferencias entre nuestros aceites.

En nuestra exigencia continua por alcanzar la máxima calidad de nuestros aceites está el propósito de preservar intactas todas las cualidades y beneficios de su medio natural. Las variaciones percibidas son una manifestación más de la rica diversidad que representan, y que los hace únicos unos de otros. ¡Te invitamos a probarlos!

Más información:

Revista Española de Cardiología. «Conocimiento de la acción biológica del aceite de oliva virgen extra mediante el uso del ratón carente de la apolipoproteína E»