La cucharada de aceite en ayunas uno de los remedios caseros tradicionales que se ha aplicado durante generaciones. Pero, exactamente, ¿existen evidencias científicas de los efectos beneficiosos del aceite de oliva en ayunas? ¿Realmente, notaremos sus efectos tomando cada día una cucharada de aceite de oliva en ayunas?

Son muchos los estudios y publicaciones recientes que vienen a demostrar, de manera científica, los enormes beneficios de tomar Aceite de Oliva Virgen Extra a diario, ya sea en ayunas o durante las comidas. Estudios como PREDIMED (PREvención con DIeta MEDiterránea) ponen de relieve los beneficios sobre la salud cardiovascular que se obtienen exclusivamente siguiendo un estilo de vida saludable basado en la Dieta Mediterránea, donde el Aceite de Oliva ocupa un lugar destacado.

Según el mencionado estudio, publicado originalmente en The New England Jornal of Medicine, la cantidad diaria recomendada de Aceite de Oliva Virgen Extra es 40ml aproximadamente. Te presentamos aquí las razones para tomarlo también en ayunas.

El cuerpo en ayuno

El efecto de lo que tomemos es diferente en nuestro cuerpo cuando estamos en ayunas. Nuestro estómago está vacío por haber estado un número de horas considerable sin haber ingerido nada, lo más común es el periodo entre la cena hasta el desayuno. Durante todo este tiempo, unas diez horas aproximadamente, nuestro cuerpo pasa por diferentes estados, siendo el más conocido la hipoglucemia.

Cuando nuestro cuerpo está en ese estado absorbe con eficacia lo primero que ingerimos. Por tanto, es justo en ese momento cuando más se aprovechan todas las propiedades de lo que tomemos. Por este motivo los nutrientes se asimilarán más rápidamente en nuestro cuerpo, que si hiciésemos la ingesta cuando nuestro cuerpo está involucrado en algún proceso de digestivo previo.

Es, por tanto, el mejor alimento que se pueda tomar en ayunas, ya que sus propiedades resultan más efectivas, provocando más beneficios en nuestro organismo. La cantidad recomendada diaria de Aceite de Oliva es de 40ml –unas tres cucharadas-, preferentemente una en ayunas.

Anti-inflamatorio Natural

El aceite de oliva virgen extra de calidad superior contiene oleocanthal, un compuesto orgánico natural de propiedades similares al ibuprofeno, pero sin los efectos secundarios de éste. Actualmente se está investigando mucho en este sentido, y ya existen evidencias científicas que podrían revolucionar la medicina.

Entre otras propiedades, recientes estudios han demostrado que el oleocanthal es capaz de destruir las células cancerígenas en tan solo 20 minutos sin afectar a las células sanas y al tejido circundante.

Para el aparato digestivo y el hígado, su consumo en ayunas reduce la acidez gástrica, porque forma una película en la pared gástrica, favorece el tránsito intestinal, mejora la absorción de nutrientes, sobre todo calcio, magnesio, zinc y vitaminas del grupo B, optimiza el trabajo del hígado, la vesícula biliar y el páncreas.

Ayuda a Adelgazar de forma Sana y Saludable

El aceite de oliva en ayunas calma el apetito debido a sus efectos saciantes. También se explica esto por los beneficios adicionales que aporta la oleiletanolamida, un compuesto derivado del ácido oleico que ha demostrado científicamente su capacidad de promover la aceleración del metabolismo y su consumo energético. Por tanto, el aceite de oliva puede ser un precursor del adelgazamiento, claro está, siempre que tengamos bajo control la ingesta y el gasto calórico total.

Propiedades beneficiosas para nuestro Sistema Cardiovascular

Quizás los beneficios del aceite de oliva sobre la circulación y el colesterol sean los más conocidos. Ello se debe a los resultados del estudio Predimed, consistente en ensayos realizados durante varios años sobre miles de personas. En él, se ha empleado la dieta mediterránea y el aceite de oliva como base para prevenir ciertas patologías, obteniendo resultados que demuestran reducir hasta en un 30% ciertas enfermedades cardiovasculares, sobretodo infartos y accidentes cerebrales vasculares, que son la causa de muerte principal especialmente entre los hombres.

Tiene también capacidad para reducir el colesterol total o aumentar el colesterol HDL o colesterol bueno.

Ayuda a nuestro Sistema Digestivo

El aceite de oliva reduce la acidez gástrica, estimula el tránsito intestinal, favorece la absorción de nutrientes y potencia sus propiedades antiinflamatorias. Todo ello implica que es de gran ayuda para calmar la gastritis. Además, el aceite de oliva previene todo tipo de cánceres relacionados con el sistema digestivo debido a su contenido en tirosol e hidroxitirosol, compuestos fenólicos que inhiben la proliferación de células cancerígenas. Asimismo, el aceite de oliva actúa sobre el sistema hepatobiliar, que está directamente relacionado con el aparato digestivo. Al estimular el funcionamiento de la vesícula biliar, reduce la formación de cálculos biliares y ayuda a disolver y expulsar las piedras ya formadas.

Mitiga los efectos de la Resaca

Se trata de un remedio que nos llega por tradición, según la cual se consideró el aceite como un remedio clásico para la resaca.

La explicación científica de los beneficios del Aceite de Oliva, tomado en ayunas, para mitigar los efectos de la resaca reside en la barrera que produce para que el alcohol no permanezca en las paredes estomacales. Logrando, así, evitar el malestar que produce la ingesta excesiva de alcohol. La absorción de alcohol se reduce, o se detiene, debido a la película que el aceite crea en nuestro estómago.

Conclusiones sobre los beneficios de tomar Aceite de Oliva en ayunas

Si los beneficios de tomar aceite de oliva para nuestra salud son enormes, debemos interpretarlos desde la prevención y la adopción de hábitos saludables. En los últimos años han sido innumerables las publicaciones científicas que relacionan de manera directa la vida saludable con consumir diariamente Aceite de Oliva Virgen Extra. Aunque de momento no existen aún estudios científicos centrados en los beneficios específicos de tomar una cucharada diaria en ayunas, sí que pueden extraerse evidencias científicas de los beneficios a largo plazo que puede aportarnos este hábito.