Escarabajuelo negro, una plaga menor, ¿o no?

Entre todas las plagas que afectan al olivar, la del Otiorrinco o Escarabajuelo Picudo, Otiorhynchus cribricollis  Gyll. (Coleoptera: Curculionidae), se considera menor, en cuanto a daño se refiere. Aunque esto cambia significativamente cuando se trata de plantones o árboles jóvenes. Y es que no hay mejor manjar para este insecto, perteneciente al orden de los coleópteros, que todas esas hojas tiernas que las plantaciones nuevas tienen tan pegadas al suelo.

Escotaduras del Otiorrincon en plantonal de olivo

Escotaduras en las hojas de un plantón. Fuente: Fotografía de nuestra explotación

En nuestro caso, el escarabajuelo no tardó en hacer acto de presencia. Tan pronto pusimos las plantas nuevas de verdial y morisca, empezamos a ver las escotaduras características que produce a las hojas tiernas. Daño que se extendió rápidamente a toda la plantación, lo que pasó a convertirse en un problema importante. Además, el daño en la hoja era cada vez más profundo, llegando a afectar al nervio principal.

El general, la presencia del Otiorrinco en el olivar no es preocupante, por lo que no suelen tomarse medidas para su control. De hecho, este insecto está presente en toda la Cuenca Mediterránea, California, Australia y Nueva Zelanda (Alvarado et al. 1996), y afecta en general a todas las todas las Oleáceas (olivo, jazmín, aligustre, lila, etc.), y a frutales de hueso.

En nuestro caso sí que se hacía urgente, dado el riesgo enorme que empezaba a suponer para el normal desarrollo de las plantas. Pero igualmente necesario era hacerlo de manera que no se altere el equilibrio del entorno y su biodiversidad. Descartamos, por tanto, el uso de insecticidas o herbicidas, la larva de Otiorrinco se alimenta de las raíces finas de las plantas herbáceas. Nuestra opción es establecer algún tipo de barrera física, para lo cual es preciso conocer más de cerca a este animalito.

Hábitos y ciclo biológico del Otiorrinco

Adulto Ortiorrinco Negro

Adulto Ortiorrinco Negro. Fuente: Red de Alerta e Información Fitosanitaria. Junta de Andalucía

Del Escarabajuelo sólo se conocen hembras, por lo que se reproducen sin fecundación. De adulto se torna en color pardo oscuro a pardo rojizo y llega a medir de 6 a 9 mm. Se caracteriza también por su falta de alas. De hábitos nocturnos, suelen hacerse las muertas cuando son descubiertas.

Permanece oculto en el suelo durante el día, a profundidad variable, en función de la temperatura y de la humedad. Su salida a comer se produce a primeras horas de la noche. Durante el día están ocultos en el suelo y a una profundidad variable que depende de la humedad y de la temperatura.

La hembra pone sus huevos en el suelo en otoño, a partir de las primeras lluvias, a poca profundidad y formando pequeños grupos aislados. Tras la incubación, sus larvas, curvadas y blanquecinas, penetran en el suelo. Se vuelven amarillentas a medida que van evolucionando, alimentándose de raíces finas de plantas herbáceas y también de raicillas del olivo, favorecidas por el rocío. Así permanecen en el suelo hasta que, en abril del año siguiente, se transforman en pupa en el interior de una cápsula terrosa, de la que nacerán los nuevos adultos. Sólo tienen una generación anual.

Ciclo Biológico del Otiorrinco. Fuente: Red de Alerta e Información Fitosanitaria. Junta de Andalucía

Ciclo Biológico del Otiorrinco. Fuente: Red de Alerta e Información Fitosanitaria. Junta de Andalucía

Conociendo más de cerca los las características y ciclo biológico del Otiorrinco, realizaremos su control y seguimiento con acciones físicas que minimicen el daño en el olivar sin alterar su equilibrio.

Acciones para su seguimiento y control, desde el cuidado por la biodiversidad

Nuestra primera acción para contener su ataque ha sido colocar bandas de guata de algodón alrededor del tronco de los plantones. Como hemos visto antes, el Otiorrinco no puede volar. El material de estas bandas le supondrá una barrera física que le impedirá subir hasta las hojas de la planta. Por lo que controlamos así el daño de manera inmediata.

Una vez que nos hicimos del tejido y elaboramos las bandas, las colocamos en cada planta, como mostramos en el video. Los resultados se han hecho ver desde el primer momento, deteniendo de golpe la enorme velocidad con la que el daño se estaba propagando en los días anteriores. Mostramos en el video, cómo quedaron las plantas con sus bandas de guata:

Para el seguimiento y monitorización de las poblaciones, recurriremos a trampas de gravedad colocadas al pie de los olivos. Al igual que con el seguimiento de las poblaciones de otras plagas, el conteo se realizaría semanal.

Esquema de trampa de gravedad para Otiorrinco

Esquema de trampa de gravedad para Otiorrinco

Conclusiones

Aunque aún nos queda observar durante más tiempo la efectividad de esta medida, sí que los primeros datos nos permite ser muy optimistas al ver cómo la progresión de daños se redujo muy significativamente. Nuestra satisfacción es doble, ya que esta medida  no tiene impacto alguno en el equilibrio de todo el hábitat en el que se integra el olivar. Y es ése nuestro fundamental objetivo.

 

Para más información

  • Contribución al conocimiento y control de Otiorhynchus cribricollis (Coleoptero Curculionidae) plaga del olivo. M.Alvarado, A. Serrano J.M.Durán.
  • Contribución al conocimiento de Polydrusus xanthopus (Gyllenhall, 1834) (Coleoptero Curculionidae), Otiorrinco verde del olivo en la provincia de Sevilla. M.Alvarado, J.M.Durán.
  • Biobest (Biological system).
  • On the Establishment of the Cribrate Weevil, Otiorhynchus cribricollis Gyllenhal, in Hawaii (Coleoptera: Curculionidae) Elwood C. Zimmerman (December, 1961).